jueves, 24 de junio de 2010

Mi Huella

Una de las primeras noches en NYC, fuimos a comer a un restaurant y nos dieron una postal. Al otro día, en otro lugar, nos dieron otra. Como estábamos en pleno proceso de personalizar nuestro departamento, decidimos pegarla en la pared. Así surgió la idea de la intervención artística de la pared. En esta pared, estamos plasmando todas las experiencias que vivimos. Por suerte, el dueño del departamento la vio y le encantó. De hecho, nos pidió que la continuemos. Ya se convirtió en un hobbie ir juntando postales nuevas para ir presenciando la transformación de este mural. Veremos como queda para fines de agosto. Ahora está así.
La mayoría son restaurantes, como Ideya, Balthazar, Café Cluny, Kittichai. También son postales de museos, como la del Guggenheim, o programas de Broadway, como La Cage. Todo sirve!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada